Lema: Tenemos un sueño
Localización: Alpuente, Valencia
Concurso: Concurso de ideas para Residencia de la tercera edad / Segundo Premio
Año: 2017
Autor: EAP + estudiocalma
Colaborador: María de Miguel

Nuestro principal objetivo es construir un hogar que se aleje de los centros residenciales sanitarios tan impersonales y que tanta tristeza provocan. El centro debe cumplir con su función sin perder por ello la calidad de vida que nos ofrece el pueblo, por ello los espacios de relación, accesibles, situados en planta baja, enraizadas en el terreno y al abrigo de la montaña, se relacionan entre sí a través de patios abiertos ajardinados, recreando las replacetas donde juntarse a hablar, sentarse al sol, jugar a las cartas o simplemente disfrutar de la compañía de nuestros amigos de siempre.

El nuevo edificio se inserta en el terreno aprovechando el talud existente. Su cerramiento exterior en planta baja será un muro de piedra que genera una nueva terraza en el paisaje. Sobre este basamento se elevará un volumen pasante de dos plantas orientado hacia el sol y las vistas. La materialidad del edificio supone una relectura de las construcciones tradicionales del pueblo: muros de piedra, fachadas encaladas, cerrajerías, etc. Se han escogido los materiales del lugar aplicados con técnicas de construcción actuales para mejorar la eficiencia energética de la construcción.

El acceso al edificio se plantea a través de un espacio libre ajardinado, soleado, de relación directa con el vial de llegada pero protegido mediante su situación sensiblemente elevada que le confiere además un carácter de mirador.

El programa de Centro Residencial de Personas Mayores con usuarios de plazas de día, plantea la simultaneidad de dos usos que, si bien precisan de coordinación constituyen dos apartados de una misma realidad: la tercera edad. Como premisa común para dar respuesta a ambos se pretende crear un espacio alegre y optimista en el que la luz natural, el contacto con la naturaleza y la posibilidad de vivir de una manera paulatina y activa los cambios estacionales, constituyen una apuesta por crear un marco de vida amable en el que se minimice cualquier sensación de exclusión.